Alquiler de Vivienda Habitual vs Alquiler Turístico

  • hace 4 meses
  • 1

Si eres propietario de una vivienda en Mallorca y quieres alquilarla ¿Qué te conviene más: un contrato de alquiler de vivienda habitual o un alquiler vacacional? En este post te explicamos las principales diferencias y ventajas fiscales de cada opción, así como los requisitos legales que debes cumplir.

Un contrato de alquiler de vivienda habitual es aquel que se firma por un periodo mínimo de cinco años (O siete si el arrendador es una persona jurídica) y que tiene como finalidad que el inquilino pueda establecer su residencia habitual en la vivienda. El alquiler vacacional, en cambio, es aquel que se realiza por temporadas cortas, generalmente de días o semanas. Tiene como finalidad el disfrute turístico de la vivienda.

Desde el punto de vista del propietario, el alquiler de vivienda habitual tiene algunas ventajas fiscales frente al alquiler vacacional. Por ejemplo, el propietario puede deducirse el 60% de los rendimientos netos obtenidos por el alquiler en el IRPF. Esto es factible siempre que el inquilino tenga entre 18 y 35 años y unos ingresos superiores al IPREM.

Además, el propietario puede deducirse otros gastos: los necesarios para la conservación y el mantenimiento de la vivienda, los intereses y la amortización del préstamo hipotecario (Si lo hubiera).

El alquiler vacacional, por su parte, no tiene ninguna deducción específica en el IRPF. En caso de tratarse de una actividad económica, el propietario debe darse de alta en el régimen de autónomos. Pasaría entonces a tributar por el régimen de estimación directa o por el régimen de módulos. Además, el propietario debe declarar e ingresar el IVA trimestralmente, aplicando un tipo del 10% sobre el importe del alquiler.

Otra ventaja del alquiler de vivienda habitual frente al alquiler vacacional es que supone menos trabajo para el propietario. El alquiler vacacional implica una mayor rotación de inquilinos. Eso conlleva a una mayor dedicación a la limpieza, el mantenimiento, la publicidad y la gestión de las reservas. En cambio, el alquiler de vivienda habitual permite establecer una relación más estable y duradera con el inquilino, reduciendo costes y molestias.

Finalmente, hay que tener en cuenta que para poder realizar un alquiler vacacional en Mallorca es necesario contar con una licencia vacacional expedida por el Consell Insular. Sin embargo, actualmente existe una moratoria que impide solicitar nuevas licencias hasta que se apruebe el Plan Director Sectorial Turístico (PDST). Esta medida pretende frenar la masificación turística y favorecer el acceso a la vivienda de los residentes. Por tanto, si no dispones de una licencia vacacional vigente, solo podrás optar por el alquiler de vivienda habitual.

En conclusión, el alquiler de vivienda habitual ofrece más ventajas fiscales, menos trabajo y más seguridad jurídica que el alquiler vacacional en Mallorca. Por eso, si quieres rentabilizar tu vivienda sin complicaciones, te recomendamos que optes por esta modalidad.

Comparar listados